Derecho Comercial

El Derecho Mercantil es el que regula las relaciones de comercio, sean o no comerciantes las personas que intervengan en dichas relaciones.


Según el artículo dos del código de comercio de la República de Panamá, se consideran relaciones de comercio todas las que se refiere al tráfico mercantil, reputándose desde luego como tales, los contrato y títulos siguientes:

1.    La compraventa de géneros comerciales o mercancías propiamente dichas, para lucrarse en su reventa o por cualquier otro medio de especulación mercantil.
2.    La compraventa de títulos de crédito y valores comerciales así de carácter público, o emitidos por el Gobierno o los Municipios, como de carácter privado, o emitidos por particulares o por sociedades mercantiles, para lucrarse en su reventa o por cualquier otro medio de especulación mercantil;
3.    La compraventa de cosas incorporales, como los derechos de los autores, las marcas de fábrica, los privilegios industriales, el nombre, firma o razón comercial, etc., para lucrarse en su reventa o por otro medio de especulación mercantil;
4.    La compraventa de buques o aparejos, vituallas, combustible y demás objetos necesarios para la navegación;
5.    La compraventa de bienes inmuebles con ánimo de lucro;
6.    El cambio y los demás contratos de que pueden ser objeto el dinero y los títulos que le representan en su calidad de mercancías, comprendidos generalmente bajo la denominación de operaciones de banca;
7.    La letra de cambio, la libranza y el vale o pagaré a la orden o al portador, el cheque y la carta orden de crédito expedida de comerciante a comerciante, o para atender una operación mercantil;
8.    El mandato general y la comisión cuando tienen por objeto una operación mercantil;
9.    Los mandatos especiales: entre el principal y el factor; entre el principal y el dependiente autorizado para regir una operación mercantil o alguna parte del giro o trafico de aquel; entre el naviero o el cargador y el sobrecargo;
10.    El transporte por vías terrestres o fluviales cuando tenga por objeto mercaderías o cualesquiera efectos de comercio, o cuando siendo cualquiera su objeto, el portador se dedique habitualmente a verificar transportes;
11.    El fletamento o transporte por mar, de cosas y personas;
12.    El depósito, cuando constituye por si una operación comercial, o cuando se hace como causa o a consecuencia de operaciones mercantiles;
13.    El seguro en general, cuando el asegurado satisfaga una cuota única o periódica como precio o retribución del seguro;
14.    El seguro contra toda clase de riesgos y especialmente contra los marítimos o seguro marítimo;
15.    La fianza, la prenda y la hipoteca, cuando garantizan una obligación mercantil o cuando por si constituyen una operación comercial;
16.    La prenda constituida con títulos de crédito público, o efectos o valores público o con títulos o resguardos expedidos por los almacenes generales de depósito;
17.    La hipoteca naval;
18.    El arrendamiento de servicios: entre el corredor ordinario o el agente de cambio y bolsa, y el que solicita la intervención de estos mediadores de comercio; entre el corredor intérprete de buques y el que se vale de sus servicios; entre el principal y el dependiente; entre el naviero y los oficiales, y los marineros o contratas de ajuste del hombre de mar;
19.    El préstamo en general, cuando constituye por sí una operación comercial, o cuando se hace con motivo de una operación de esta naturaleza;
20.    El préstamo con garantía de títulos de crédito público o efectos o valores públicos; 
21.    El préstamo a la gruesa;
22.    Las sociedades y asociaciones en participación en participación cuando tienen por objeto una operación comercial;
23.    Las cuentas en participación;
24.    La cuenta corriente entre comerciantes o con motivo de una operación comercial;
25.    Las empresas de abastecimiento y las de librería, imprenta, de Tipografía, de manufacturas, de construcciones y de espectáculos públicos, en cuanto exceden de los límites puramente industriales;
26.    Los cuasi contratos en los casos de copropiedad del buque y de avería común;
27.    Los actos accidentales en los casos de avería particular, como arribada forzosa, abordaje, varamiento y naufragio casuales; y 
28.    Cualesquiera otros de naturaleza análoga.

El comercio entre los hombres es tan antiguo como la historia de la humanidad y desde sus inicios siempre han surgido conflictos por actos de comercio, inclusive muchas guerras iniciaron por esta causa. 


Al realizar actos de comercio puedes necesitar un abogado por múltiples motivos, sea cual sea tu motivo déjame saberlo y con gusto te ayudare. 
 

 

 

Ciudad de Panamá, República de Panamá.

Contactos:

Movil: (+507) 6581-8690

Correos:

info@jsantosf.com

jsantosfieujean@gmail.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

©2020 Jhonathan Santos Fieujean.  By God´s Hands

  • Facebook
  • YouTube
  • Instagram
  • Icono social LinkedIn